Cuando observo los cambios exponenciales que la revolución 4.0, con la introducción de nuevas tecnologías y procesos, está generando en la economía, los trabajos y la sociedad,  no puedo dejar de preguntarme de qué manera esa mezcla de tecnologías físicas y digitales, inteligencia artificial, soluciones cloud, realidad aumentada, robótica, internet de las cosas (IoT) y  gestión masiva de datos, entre otros, incide en el talento humano de las organizaciones y la manera como estas últimas están abordando el desarrollo de las competencias sociales, emocionales y cognitivas en sus colaboradores para dar respuesta a esta cambio de era.
El estudio Deloitte “La cuarta Revolución está aquí- ¿está usted preparado?, llevado a cabo en el 2017 con 1.603 ejecutivos globales representantes de 19 países de las Américas, Asía y Europa, muestra que sólo el 7% de los ejecutivos consideran que sus organizaciones tienen la capacidad para gestionar los efectos que los cambios de la era digital están trayendo a sus estructuras organizacionales y a sus empleados.  El 86% consideran que están haciendo todo lo que pueden hacer para preparar sus fuerzas de trabajo para la industria 4.0; no obstante, ese hacer todo lo que pueden está relacionado en gran parte con dejar la responsabilidad de desarrollo de nuevas competencias a la educación formal.
Sin embargo, la queja constante de la organizaciones durante muchos años ha sido, la gran brecha existente entre las competencias que las empresas esperan que su talento humano tenga desarrolladas y las que verdaderamente están siendo trabajadas por la academia, por ende, no puede dejarse, de manera exclusiva,  en manos de ésta última ese desarrollo.
Otro estudio, fue el realizado por Manpower, en el 2016, con 18.000 empleadores pertenecientes a seis sectores industriales en 43 países. El estudio “La Revolución de las competencias” muestra que el futuro del trabajo requerirá el desarrollo de distintas habilidades y los empleadores deberán centrarse en la recualificación y la mejora de las mismas. Esta opción es relevante para el 74% de los entrevistados, mediante el ofrecimiento de formación interna y, para el 39%, mediante la contratación de expertos externos para desarrollar dichas habilidades a los trabajadores actuales. Por otro lado, el 44% de las empresas consideran dentro de sus estrategias de mejoramiento, contratar talento nuevo con nuevas habilidades.
La Revolución 4.0, está impactando la manera como trabajamos,  vivimos,  e interactuamos  con otros,  y tal como se evidencia en diferentes estudios,  se hace necesario el desarrollo de nuevas  capacidades, habilidades  y roles  en la fuerza laboral,  que le permita  en primer lugar  acelerar el rendimiento y generar una mayor relación de confianza con  los clientes  que son la razón de ser de las organizaciones,  a fin de ofrecerle  productos y servicios personalizados y acordes a sus necesidades actuales y futuras. Y en segunda medida, se espera que motive y ayude al talento millennials en el desarrollo de las habilidades de liderazgo para la era digital, lo cual favorecerá su crecimiento a nivel profesional, aspecto en el cual esperan que las organizaciones les aporte.
Son varios los estudios que hacen mención a las competencias humanas más requeridas en esta época. Según ManpowerGroup, las siete competencias sociales más demandadas son: la resolución de problemas, la orientación a objetivos, la colaboración, la toma de decisiones, la innovación, la inteligencia emocional y la creatividad. Por otro lado, el estudio de tendencias globales en talento 2018 de Mercer, expresa que son:  la innovación, las competencias digitales, la mentalidad global, el desarrollo de modelos predictivos de datos, la resolución de problemas complejos la gestión del cambio y el liderazgo inclusivo.
Mi invitación para ti que estas tomándote el tiempo de leer este blog, es que consideres con urgencia la manera de enfrentar exitosamente los cambios que la revolución digital está generando en el campo profesional y organizacional, así como la necesidad apremiante de acelerar la transformación de la fuerza laboral de la cual haces parte, desarrollando nuevas competencias que faciliten el proceso de empleabilidad y/o adaptación al nuevo entorno del trabajo. ¡Es tu responsabilidad!
En el siguiente diagrama se pueden evidenciar las competencias presentadas por ManpowerGroup y por Mercer y en ningún momento se quieren equiparar unas con las otras.

Fuente: Elaboración propia con base en: MANPOWERGROUP. 2016. La Revolución de las Competencias. Digitalización y por qué importan las habilidades y el talento.
MERCER.2018. Estudio 2018. Tendencias globales de talento. Impulsando el potencial de crecimiento en la era humana.